Comunión Córdoba: Daniel, a navegar marinero.

Cuando estás en el patio del colegio hablas de muchas cosas y en muchas ocasiones del futuro más lejano, ese en el que hablas de cuantos hijos piensas tener y qué quieres ser de mayor. Pero al menos a Rocio y a mí nunca se nos hubiera ocurrido que le haría las fotos de comunión de su hijo. 


Pero también es cierto que ella lo tenía más claro que yo incluso cuando hace dos años ya contacto conmigo para avisarme que tenía que ser yo, que me fuera preparando que no iba a aceptar un NO por respuesta.




Daniel estaba nervioso al principio, pero nada como perder un poco de vista a papá y mamá, hablar  un poco de sus gustos, de que le gustaría ser de mayor y explicarle que no le iba a obligar a ponerse de ninguna postura que él no se sintiera cómodo, para empezar a disfrutar de su sesión.



Su sonrisa empezó a cambiar, sus facciones se relajaron y hasta empezó a elegir de que manera quería que le fotografiara.



Y es que dentro del estilo clásico de la vestimenta también se puede buscar un estilo de fotografía natural donde el niño se sienta cómodo y agusto.



Gracias Rocio por confiar en mi antes que yo misma y por permitirme ser la artífice de este recuerdo para toda la vida. Y Gracias Dani por conectar conmigo y sentirnos tan agusto ambos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario