La Historia de un Vikingo

Ayer fue el día europeo sin víctimas mortales en carretera y desde Ni un peque más en peligro quisieron lanzar de nuevo una campaña maravillosa para que en España nos concienciemos de cuán importante es que los más pequeños viajen en el único sentido seguro para ellos, a contramarcha.

Y es que cualquier pérdida en cualquier situación es dolorosa, pero cuando la vida que se pierde es la de un pequeño que acaba de empezar a vivir y más en algo tan fortuito como es un accidente de tráfico… es algo que no solo duele sino que se vuelve difícil de asimilar.  Si encima le sumamos que el resto de ocupantes del coche han salido “prácticamente ilesos” una cantidad inmensa de preguntas o culpas se nos pueden venir a la mente.


Para mí el caso más impactante de todos fue y es el de Gabriel el Vikingo y quizás gracias a la cercanía y la claridad con la que siempre han hablado sus padres del asunto fue que descubrí cuan equivocada estaba frente a los Sistemas de Retención Infantil (SRI) que solemos usar.

Y aunque me lo pensé muy mucho… por el daño que les pudiera causar recordar una vez más todo, me decidí a escribirles para realizarles una entrevista donde poder tener datos totalmente claros de cómo fue el accidente al completo, porque siempre pueden quedar dudas sobre si realmente ese final tan trágico se podía haber evitado “simplemente” cambiándole el sentido de la marcha. 

Para comenzar quise especificar claramente como realizaron la elección de la silla y cuál fue la elegida. Como podréis ver a continuación lo hicieron comparando y fiándose de los mismos datos que la mayoría de nosotros hemos mirado… no escatimaron en calidad ni regatearon en precio, ellos lo hicieron bien… querían seguridad pero se encontraron con algo totalmente distinto.


¿A qué edad decidisteis cambiar de silla y por tanto de sentido a Gabriel?

En cuanto cumplió los requisitos por edad y peso que marcan las recomendaciones de paso de grupo 0 a grupo 1. Sobre el año, cuando ya no cabía en el grupo 0. Como la inmensa mayoría de los niños de este y otros países.

¿Qué marca y modelo elegisteis? ¿Por qué elegisteis esa silla en particular?

Elegimos la Cybex Pallas 2. Por ser en teoría una de las mejores y más seguras. Tras buscar información en diferentes sitios y comparar, en aquel momento nos pareció la mejor y más recomendada. Cómo imaginar que esa elección cambiaría nuestras vidas para siempre...

¿Dónde la comprasteis (tienda especializada en puericultura, gran superficie…)?

En una tienda especializada, donde no existían otro tipo de sillas que no fuesen a favor de la marcha.

¿La persona que os atendió os hablo de la silla en los distintos rankings tipo RACE, ADAC, etc?

No. A ese respecto ya nos habíamos informados y creíamos realizar una buena y segura adquisición. Cuando la pedimos sólo nos preguntaron por el color.

¿Durante cuánto tiempo usasteis la silla creyendo que habías hecho una buena elección?

Desde que la compramos hasta el día del accidente. Unos meses.

¿Conocíais a más personas que la usaran? ¿La recomendasteis?

Que la usaran no, pero si la recomendamos por el juego que les daba a la hora de jugar sobre la guillotina, perdón el escudo. Nosotros mismos, llegamos a tener 2, una para cada peque. Menos mal que aquel día solo iba Gabriel en el coche si no seguro que hubiesen fallecido los dos...
  
La Cybex Pallas es una de las sillas más vendidas y de las mejores valoradas en todos los rankings por lo tanto todo el mundo espera que viajando en una silla de esa categoría, cumpla con su objetivo en un accidente al menos de trayecto convencional. Gabriel simplemente volvía del colegio como cada día… solo que aquel día no fue como los demás.


¿Qué coche era y que antigüedad tenía? ¿A qué velocidad conducíais? ¿Tipo de carretera?

Viajábamos en un Citroën C4 Grand Picasso de aproximadamente dos años a unos 70 Km/h por la carretera comarcal M-608.

¿Cómo fue el choque? ¿En qué estado quedó el vehículo? ¿La silla sufrió algún daño físico?

En una curva otro vehículo perdió el control y al salirse de su carril impactó con nosotros frontolateralmente. La parte delantera del coche desapareció y el lateral izquierdo recibió el segundo impacto del otro vehículo. No así el lado derecho y menos la parte donde iba colocada la silla de Gabri que quedo intacta como él. Tan solo una herida en la barbilla y dos contusiones que ni hicieron hematomas. Eso sí, su cuello se destrozó...

¿Qué edad tenía Gabriel en el momento del accidente? ¿Qué lesiones tuvo exactamente?

Dos años y medio. Pentapléjia por decapitación interna. De la C2 que rompió, hacia el cráneo todo se había estirado de una forma salvaje. 

¿Los demás integrantes del vehículo, creo que eras tú solo Fer, que lesiones tuvieron?

A parte de todo el padecimiento emocional y psicológico. Una hernia que invade el canal medular a la altura de la C6 con alguna protrusión de regalo... Heridas en la pelvis, piernas, rostro...  y una contractura de retina.

¿Cómo se debe actuar ante un accidente así? Bajar o no a los niños de las sillas, etc?

Salvo que desgraciadamente les pase como a Gabri que tuvo por la fractura del cuello una parada cardiopulmonar, en cuyo caso no queda más remedio que sacarlo con el mayor cuidado posible, para realizar las maniobras necesarias para mantener aire y circulación de sangre en su cuerpo, sobre todo cerebro. Si no, no moverlo, evitar que muevan el cuello hasta la llegada de los servicios de emergencia y posterior valoración médica.
Nos gustaría remarcar que si se va a favor de la marcha hasta en un frenazo el latigazo al que se ve sometido el escaso cuello de un pequeño puede acarrear lesiones en el cuello y se debe llevar al niño o niña a que sea valorado por un especialista. Así como la importancia de saber primeros auxilios y de vez en cuando realizar uno de los cursos que suelen dar las agrupaciones de protección civil de forma gratuita por toda la geografía española.

Un trayecto habitual, un buen coche, una velocidad nada elevada… sin golpe directo en su zona del coche y su silla intacta… porque entonces el pequeño Gabri no consiguió salir tan ileso como todo lo que le rodeaba? Realmente se hace “muy difícil” de entender verdad? Por eso mis siguientes preguntas fueron destinadas a que respuestas han obtenido posteriormente…


¿Desde la marca se han puesto en contacto con vosotros para estudiar el motivo de porque la silla no cumplió la función de salvar a vuestro hijo?

NO, nadie. Me temo que ya saben perfectamente por qué. De hecho es una realidad que ningún sistema de retención a favor de la marcha protege contra las lesiones del cuello. Su nombre lo indica sistema de retención, no sistema de seguridad infantil. En fin...

¿Habéis emprendido o pensáis emprender algún movimiento legal contra la falta de información real de la que disponemos los padres sobre la seguridad de nuestros hijos dentro de un coche?

Por ahora legal no. Por lo que tenemos entendido la ley no obliga desgraciadamente a que nos informen de ello. Eso sí no pararemos de luchar por la difusión del peligro que supone llevar a niños a favor de la marcha. Por Gabri, por nosotros y por todos los peques de este país.

Esto es aún más triste si cabe… nos pueden cegar con publicidad contando las “maravillosas virtudes” que tienen sus productos, los tejidos, los colores, la comodidad… y no tienen obligación de contarnos que realmente todo eso a la hora de la verdad no va a servir de nada porque la cabeza de nuestros hijos en caso de accidente se separará del resto de su cuerpo?  Confiamos en una marca lo más preciado que tenemos en la vida y no son capaces ni de preocuparse cuando su producto no cumple con las expectativas?


¿Qué les diríais a todos aquellos padres que aún están a tiempo de decidir por la vida de sus hijos?

Que abran los ojos.....que reaccionen, que no sigan sordos a toda la información existente. Que despierten ya. Hay demasiados intereses económicos sin controles suficientes como para no dudar de casi todo. Cada día asistimos al descubrimiento de un engaño tras otro en todo tipo de sectores, alimenticio, salud, banca, textil, motor, etc. Hoy por hoy y por desgracia a que sospechar de casi todo...

¿Cómo cambia la vida de una familia tras un suceso así?

Al principio nos unió más si cabe. Aunque casi ni nos veíamos estábamos totalmente entregados y éramos el pilar del otro...cuando uno flaqueaba tiraba el otro y viceversa...después de la muerte de Gabriel todo se volvió más oscuro y la ansiedad, stress y la depresión hicieron que la relación no pudiera aguantarlo y nuestra familia se quebró, cómo le ocurre tristemente al 90% de las familias que atraviesan una situación semejante. Ahora debemos reconstruir nuestras vidas mientras procuramos que a Lara no le falte amor, alegría y normalidad en su vida...

¿Se aprende a vivir con una culpa, que a pesar de que sepas que no es tuya totalmente por desconocimiento en su momento, es imposible no sentirla?

No lo llamaríamos culpa exactamente. Creemos que hay otros culpables. Aunque a veces sí aparece ese sentimiento de y si... E intentamos gestionar esa parte de responsabilidad de la mejor manera posible. Y es duro, durísimo. Pero nosotros no tomamos una decisión a la ligera...buscábamos lo mejor para Gabriel, y en todo momento y a pesar de las múltiples búsquedas de información que hicimos pensábamos que estábamos haciendo lo mejor para él.

¿Qué opináis al respecto… seguimos tentando a la suerte? Probamos a ver si nosotros somos capaces de aprender a vivir con ese peso a nuestras espaldas? O mejor dejamos de jugar con la vida de nuestros hijos y empezamos a pedir y reclamar explicaciones a quienes debemos? Yo lo tuve claro… 14 meses fueron suficientes tentando a la suerte con la vida de mi hija y por eso aunque tarde no dude en darle la vuelta, porque nunca es demasiado tarde para una decisión correcta, si está en juego algo tan valioso.


*****
A vosotros chicos muchas gracias de nuevo por prestaros a esta entrevista y un abrazo enorme cargado de ánimo para los tres de corazón. Y no tengáis la menor de las dudas de que siempre habéis hecho lo mejor para Gabri… como bien decís vosotros no sois los culpables de que no tengamos la información que deberíamos tan a mano… ni de que se sigan fabricando estas armas mortales para nuestros pequeños, hay otros mucho más poderosos que deberían de tomar cartas en el asunto para que esto no vuelva a suceder jamás, pero mientras sin duda los que ya tenemos la información no nos vamos a callar… vamos a gritarlo muy alto o a contarlo bajito según sea necesario pero vamos a intentar que la información real, la que puede salvar vidas llegue a cada uno de esos padres dispuestos a escuchar que el ÚNICO sentido seguro para viajar es acontramarcha.

Y a ti Gabri… Gracias por tu infinita sonrisa y tu gran lección de vida,  gracias a ti mis hijas viajaran seguras el mayor tiempo posible y lo mínimo que puedo hacer para agradecértelo es difundir tu mensaje hasta que seas la leyenda que debes de ser. Un besote chiquito allá donde estés. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario