Marta ya tiene dos años

La aDOSlencencia sin duda es una etapa intensa. Los pequeños ya andan con bastante soltura, empiezan a saber expresar con palabras lo que quieren y tienen muy claro lo que no están dispuestos a hacer. 

Y Marta era el claro ejemplo de que había entrado en ella pisando fuerte. 

Pero como lo que menos quiero son niños enfurruñados en mis sesiones lo mejor que podíamos hacer era que se olvidará de para que ibamos realmente y dejarla un poco a su aire que poco a poco cogiera confianza. 

Y teníamos los "mejores aliados" de las situaciones difíciles una bolsa con chuches. Y tengo que reconocer que entre las fotos con el chupón en la boca están algunas de mis favoritas de toda la sesión. 




Poco a poco conseguimos que quisiera colaborar más y empezamos a disfrutar de una sonrisa tranquila y preciosa mientras soplaba sus dos añitos.




Y cuando ya estaba en plena salsa, era el momento perfecto de vestirla de princesa para conseguir recuerdos tan preciosos como estos.





Al final del todo ya no quedo más remedio que darle otro "premio" a esta bichito por lo bien que se había portado.


Una vez nos ibamos, no quisimos marchar sin realizar una foto como la del año pasado, una foto de atardecer y a contraluz de esas que tanto y tanto me gustan a mi...


Gracias MJ, por volver a confiar en mi. Marta es un amor y aunque me lo ponga muy dificil siempre al final conseguimos conectar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario