Lactancia en el primer trimestre de embarazo

Los comienzos de la lactancia no suelen ser un camino de rosas, entre las hormonas, el no saber… los mil y un bienintencionados comentarios, los dolores físicos, el cansancio… etc suelen hacer que sin duda lo más fácil sea tirar la toalla. Luego todo mejora y sin duda si se alarga lo suficiente para que el bebé hable y se relacione contigo se viven momentos de lo más tiernos y divertidos.


En esos estaba yo, justo antes de quedarme embarazada… y entonces todo se volteó 180º. Una sensibilidad extrema en el pecho más una sensación de rechazo por agitamiento total hacía Noa, hacían que el momento de que me pidiera pecho fuera para mí en vez de un placer una angustia.

Estar deseando que suelte porque si dura un segundo más de lo que quieres la sensación de angustia es tal que prefieres quitarla y que duela el “estirón” a que siga un segundo más succionando… Sin duda es una sensación que no le deseo a nadie… porque después te viene la pena… al ver su cara o al pedirte entre pucheros por favor un poquito más… pero tal y como tantas veces leí y no me termine de creer hasta que lo he vivido, es totalmente incontrolable.


Además aunque sepas a ciencia cierta que el que siga mamando no tiene porque influir en nada en el proceso que siga el embarazo, el instinto es mayor e intenta proteger al pequeño a la mínima sensación de peligro que pueda intuir, aunque no exista. Porque aunque mucha gente piense que amamantando hay más riesgo de aborto, solo sería en los casos en los que algo no vaya totalmente bien y estén contraindicadas también otras actividades como el sexo. Ya que la sensación que percibe el útero es la misma en ambas.  

El agitamiento ya está pasando, aunque el dolor persiste e incluso a momentos es aún mayor, es más fácil de negociar con tomas cortas y a ratitos explicándole que causa dolor y en cuanto descanse podrá tomar otra vez.  Por suerte Noa entre semana suele mamar como mucho 3 veces al día, aunque la mayoría de los días todo se queda en una toma al acostarnos y lleva semanas que suele dormir prácticamente del tirón y si se despierta no suele pedir así que eso está ayudando mucho a que todo sea mucho más llevadero.

Ella misma solicita ya cambiar de un pecho al otro con rapidez, imagino porque está llegando la sequia del segundo trimestre… pero de momento dice que hay leche y que sigue estando rica… así que habrá que esperar a ver qué tal sigue todo.

Amamantaste en tu embarazo? Tienes pensado hacerlo? Sin duda es una experiencia que quería vivir, aunque tengo que reconocer que es dura… para mi sigue compensando.

No hay comentarios :

Publicar un comentario