El embarazo por la seguridad social

Desde mucho antes de ser mamá escuchaba que muchas mujeres se apuntaban a un seguro médico para luego unos meses más tarde comenzar la búsqueda del bebé y poder seguir su embarazo por lo privado que era mejor que por la seguridad social. Y para que mentirte, sin ninguna duda yo también pensaba que era lo mejor.


Pero una vez que empiezas a leer casos e investigar un poco cuando decidimos ser papás, comienzas a ver que tampoco es tan bueno como lo pintan, es cierto que la atención es mucho más personalizada, que sabes que quien te ve desde el primer momento va a ser el mismo que seguramente te atienda hasta el final, etc. pero fuera de ahí había muchas cosas que me disgustaban más que me atraían.

Angel cumple un año - Smash "Cake"

Ser el pequeño de la familia ya te da por si solo todas las papeletas para ser el juguete favorito de todos, pero si además eres el único chico, está claro que vas a ser el muñeco de tus primas y hermana. 

Y eso es lo que le pasa a Ángel, un muñecote precioso que cumplía un año y por el que ninguna de sus chicas querían dejar pasar la oportunidad de hacerse fotos con él. 

A contramarcha: Ni un Peque más en Peligro

No puedo pasar sin unirme a la campaña NI UN PEQUE MÁS EN PELIGRO, una iniciativa de Una Mamá de Otro PlanetaA Contramarcha y A Contramarcha salva vidas



Si me sigues sabes que Noa no fue ACM siempre... que es más desde los 6 meses y medio fue en una silla AFM "gracias" al buen asesoramiento que obtuve en su momento, pero que en cuanto a los 19 meses descubrí que realmente si que había opciones de que Noa fuera en una silla segura no podía quitarme la angustia de encima hasta que conseguí volver a darle la vuelta. 

Esperando un hermanito

Un cuento sencillo, casi sin historia pero con todo lo que se necesita para que los más pequeños descubran porque la barriga de mamá está creciendo.


Lactancia en el primer trimestre de embarazo

Los comienzos de la lactancia no suelen ser un camino de rosas, entre las hormonas, el no saber… los mil y un bienintencionados comentarios, los dolores físicos, el cansancio… etc suelen hacer que sin duda lo más fácil sea tirar la toalla. Luego todo mejora y sin duda si se alarga lo suficiente para que el bebé hable y se relacione contigo se viven momentos de lo más tiernos y divertidos.


En esos estaba yo, justo antes de quedarme embarazada… y entonces todo se volteó 180º. Una sensibilidad extrema en el pecho más una sensación de rechazo por agitamiento total hacía Noa, hacían que el momento de que me pidiera pecho fuera para mí en vez de un placer una angustia.