Duerme como un tigre

Dicen que no catalogues un libro por su portada, pero yo tengo que reconocer que este lo compre por la suya, te hablo de Duerme como un tigre de 


No sabía realmente cual era su historia pero solo por sus ilustraciones sabía que merecería la pena tenerlo en casa, por suerte la historia acompaña.


Los padres de la niña del cuento ya han aprendido que luchar, enfadarse u obligarle a dormir es imposible, así que simplemente la acompañan a ponerse el pijama… a lavarse los dientes y a que escale a su cama, mientras le van contestando muchas preguntas acerca de cómo duermen muchos animales. 




Trata de una niña que nunca quiere ir se a dormir, vamos el pan nuestro de cada día en casa, si hay una cosa que Noa odie por encima de todas las cosas es el sueño, lucha y pelea contra él con todas sus fuerzas y decirle hay que ir a dormir es un llanto prácticamente asegurado. 

El caracol se enrolla en su concha, la ballena da vueltas por el mar, los murciélagos duermen de día y el tigre duerme a la sombra acurrucado para recuperar fuerzas.


Ella no tiene que dormir, tiene permiso para quedarse toda la noche despierta, pero al final su cama se convierte en el sitio perfecto para dormir como un tigre. 



Tengo que decir que Noa no ha conseguido llegar al final de este cuento todavía, está atenta y repite animal por animal hasta que los papas se van de la habitación, pero después mientras toma teti y la niña relata porque su cama es su lugar favorito sus ojos se cierran sin titubear. 

Pero ya lejos de ser un “cuento somnífero”, sin duda es un cuento perfecto para la hora de dormir, con historia sencilla y tranquila para relajar y acompañada de unas ilustraciones oscuras pero realmente bonitas que gustan tanto a pequeños como grandes.

Algún guerrero más a la hora de dormir que se sienta identificado? 

No hay comentarios :

Publicar un comentario