Las sillas con escudo... ¿retienen, sujetan o protegen?

El sábado 5 de marzo acudí a una charla sobre sillas a contramarcha que impartieron Diana y Juan de Baby Boom Factory en Apego de Bebé.  Yo en un principio cuando buscaba sillas una vez me descartaron la opción de las acontramarcha por no tener isofix en mi coche, también automáticamente descarté las sillas con escudo por el mismo problema.


Posteriormente cayeron en mis ojos algunos artículos de estas sillas que me hicieron colocarlas en los últimos escalones de la pirámide en seguridad y cada vez que alguien me preguntaba o consultaba sobre sillas escuchaban entre otras miles de cosas "las sillas de escudo como última opción". 



A día de hoy y tras escucharlos a ellos y ver los videos que nos mostraron sin duda lo que no sé es como se siguen fabricando. Porque existen desde hace 50 años pero se dejaron de fabricar... hasta que nos ha dado por volver a ponerlas de moda.
Este tipo de sillas se conoce más comúnmente como sillas con cojín… que de cojín no tiene nada porque tal y como nos hizo ver Juan en la charla...  si en una guerra de “almohadas” a alguno le da por coger ese “tipo de cojín” tú qué haces?  Dejar de jugar antes de que te abran la cabeza, verdad?. Por eso la palabra escudo le va mucho mejor, un objeto duro y que se pone por delante del cuerpo para ¿proteger?

Y es que no deja de ser una pieza de plástico recubierta de poliespan y tela contra el que golpearan pecho y cabeza en caso de accidente. Es cierto que la tensión en el cuello es mucho menor que en las sillas con arnés pero como “pro” no compensa al resto de contras.

Ya que de la presión los órganos internos o incluso las costillas se pueden ver dañados al superar la presión máxima tolerada, la cabeza golpea por la parte frontal contra el escudo y de rebote por detrás contra la silla. Así que simplemente disminuimos unos daños para añadir otros que son iguales o peores de peligrosos.  

Así que queda claro que proteger… no protegen correctamente.

Pero es que además tampoco retienen… algo que resulta realmente desconcertante ya que algunas de estas sillas con escudo son de las mejores valoradas en por ejemplo los rankings de RACE y por lo tanto cuesta aún más asimilar que realmente no sean tan seguras como nos hacen creer.   


Pero dicen que nada mejor que una imagen para dar credibilidad a las palabras… 



La silla del video es nada más y nada menos que una CIBEX PALLAS… asombroso verdad? La nº 1 recomendada en todos los ranking y comercios y si nuestro coche vuelca y da un par de vueltas… mejor que nos quedemos nosotros también en el sitio…   Esta misma silla es la que iba usando Gabriel “el vikingo”  (https://www.facebook.com/Gabrielelvikingo) cuando sufrió el accidente.

Pero bueno siempre habrá el que diga que “joder… la probabilidad de que tener un accidente en el que el coche acabe volcando es muy pequeña porque me va a pasar a mi?” Pues es cierto… pero es que el problema no se queda aquí… mira el comentario de esta madre (puedes ver la dirección para comprobar su veracidad)



No le pasará a todos los niños está claro… mucho tendrá que ver la picardía y la morfología del niño, pero una silla donde una niña es capaz de deslizarse no debería de estar “homologada como segura”.

Pero claro después de ver esto… la pregunta que se nos viene a la cabeza es… y entonces porque están homologadas para su uso y encima catalogadas entre las mejores opciones?  Es que nos están tomando el pelo? 


Cristina del Laboratorio de Mamá escribió un post el mes pasado relacionado con este tema donde reúne un montón de información al respecto, que sin duda no debes de perderte si quieres seguir abriendo los ojos en el tema.

Sin duda la base de toda esta historia viene dada por los valores que se miden en los test, pero eso da para otro post por su complejidad y como también influye en las sillas con arnés  prefiero dejarlo para otro día cuando ya hayamos asimilado esto.

Solo me queda recordar… LA SEGURIDAD VIAJA SIEMPRE DE ESPALDAS ¡!   

No hay comentarios :

Publicar un comentario