Un parque, un atardecer y dos niños

Hacerle fotos a estos pequeños y en este parque se está convirtiendo en una preciosa tradición en Gijón… y es que la compañía, la naturaleza y la luz no pueden ser mejor.


Y aunque acabaran chorreando por las mangas y con arena hasta en el pañal… sin duda hay que repetir una y mil veces más.











No sé tú, pero yo cuantas más fotos hago en exterior… menos fotos quiero “de estudio”.

1 comentario :