Ilusión y tristeza, ingredientes de la vida

La vida pero sobre todo en Navidad es una mezcla de sensaciones, pero sobretodo prevalecen dos.


La ilusión la suelen poner los niños y la tristeza nosotros al echar de menos a todos aquellos con los que ya no vamos a poder disfrutarla.

Y ya mejor no hablemos de esas situación donde sabes que lo más probable es que sean las últimas que pases con alguien a quien quieres mucho. Así están siendo las nuestras de este año. Con sabor agridulce, con ganas de exprimirlas hasta el último de los segundos y de disfrutarlas y de hacer reír y soñar para dejar un buen sabor de boca que "recordar".

Hay que disfrutar de cada momento de la vida porque mañana quizás no estemos aquí... y es una pena que a veces se nos olvide y nos centremos en cosas tontas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario