Imitando a mamá: Cosiendo a máquina

Una de las poquísimas cosas que tenía claras antes de ser mamá y que sigo manteniendo es que no quería la casa llena de juguetes “inservibles”.  Yo llamo con este nombre a todo aquel juguete que se amontona en una caja uno sobre otro y no genera ningún aprendizaje o interacción con los demás.


Y algo que descubrí ya siendo mamá es que los juguetes con pilas… luces… sonidos… etc, sobre estimulan a los bebés, les gustan a todos porque les llama la atención pero los pone más nerviosos y para qué negarlo, para los padres son un coñazo ¡!! Pero de estos sí que hemos tenido algunos y reconozco que en algunos momentos me han dado los 5 minutos que necesitaba.

Ahora que N es más grande siempre quiere hacer o ayudar en lo que hacemos los demás… limpiar… fregar los platos… cocinar… conducir… etc. y como no iba a ser menos cada vez que me ve en la máquina cosiendo alguna cosa o preparando algún tutorial solo quiere utilizarla ella también.




Así que no quedo otra que la semana pasada ir a buscar en el “baúl de los recuerdos” y sacar mi vieja máquina de coser de juguete.  Se trata de una máquina de plástico a pilas que cose de verdad.  De momento no se las he puesto porque a pesar de que la aguja viene súper bien protegida para impedir que los más pequeños se puedan pillar los dedos, de sobra es sabido que cualquier precaución es poca…

Este fin de semana ha sido la primera vez que la ha usado y estaba encantada, no se podía creer que mamá la dejara coser con una máquina como ella y es alucinante como por simple observación era capaz por sí sola de colocar la tela en su sitio y de darle giro a la rueda para que la aguja bajara y subiera.



¿Qué juguetes de imitación tienen tus pequeños? Yo al rebuscar en el trastero de mamá encontré también mi lavadora de Barbie que lava de verdad… pero preferí de momento dejarla que con lo que a N le gusta el agua es capaz de inundarme la casa jijiji.

No hay comentarios :

Publicar un comentario