Las tres cosas que pueden salvar tu lactancia en cualquier momento son gratis

En los últimos 6 meses, dos buenas amigas han sido mamás, ambas a los pocos días me escribieron de madrugada en uno de esos momentos de agobio total. El mensaje de una de ellas empezaba con NECESITO AYUDA… ambas tenían problemas con su lactancia, o al menos eso creían que eran, la cosa no funcionaba como debería, el bebé no se saciaba, dormía poco y el pecho le dolía.  Tras muchos mensajes míos hablándole… contándole… explicándole…  en los que solo tenían que leer y no contestar y esperar unos días más a que todo se relajará la cosa mejoró.  


Luego vinieron otros problemas, otras dudas y una frase que me hizo sonreír y plantear este post. Esa frase fue COMO ME AYUDA LEERTE… y sonreí porque me vi a mi misma en esa misma frase hacía solo unos meses mortificando a preguntas a altas horas de la madrugada a mis dos ángeles lactantes.  Vero y Clara jamás os agradeceré lo suficiente lo que me aguantasteis!!

Y es que estamos cansados de escuchar y de que nos digan que la leche materna es lo mejor y que dar de mamar es algo natural e innato, pero cuando por la razón que sea algo falla, los comentarios “bien intencionados” llegan, las fuerzas fallan o todo no sale “como debería”… es el agobio el que empieza a apoderarse de nosotros y junto a él llegan los nervios y los millones dudas. Es un momento, unas horas o unos días críticos, sin duda serán los que según con quien des o que decisión tomes hagan que tu lactancia siga adelante o se acabe.

Así que por mi experiencia creo que hay tres cosas imprescindibles para estabilizar prácticamente cualquier lactancia. Pasemos a enumerarlas:
Y cuando digo BIEN, me refiero a bien de verdad, con información real y actualizada, nada “a demanda” cada 3 horas y 10 minutos de cada pecho, de ayudas nocturnas ni manzanillas para los gases. Tenemos libros maravillosos como “Un regalo para toda la vida” y páginas, fotos, grupos y asociaciones de lactancia en casi cualquier rincón de España. Igual que aprendemos la teoría del coche antes de ponernos a conducir deberíamos aprender lo que es dar de mamar antes de empezar a lactar.
Muchas veces he oído que en la lactancia materna el padre se siente desplazado. Sin duda las personas que hagan tal comentario no han tenido una lactancia satisfactoria. La pareja de la mamá lactante es un pilar fundamental para ella, dar de mamar es sacrificado sobre todo al principio y unido a la “borrachera” de hormonas que solemos tener necesitamos a nuestro lado alguien que nos relaje y nos recuerde que no va a ser así siempre, que hay días peores y otros mejores y cuando esos lleguen nos alegraremos. Y eso sin hablar de que se vuelven nuestros pies y nuestras manos, cuando rascarte la espalda o ir a por agua te parece algo inalcanzable.
Si la tienes a mano mejor, pero no es necesario que este realmente cerca, simplemente con que esté al otro lado del teléfono o de la pantalla sin duda será suficiente. Ella te tranquilizará, te informará y sobretodo no se escandalizará de esas “barbaridades” que otros ven en cosas normales.  Por ello yo las llamo ángeles de la lactancia.

***********

El mayor problema con el que nos encontramos las mamás al amamantar, es que no hemos visto hacerlo, siempre hemos visto dar el biberón, por lo tanto eso supone un hándicap para toda mujer que quiere empezar y más aún continuar. Si a eso le sumamos los horarios que nos imponemos, la introducción al mercado laboral de las mujeres y muchas otras cosas que sobrellevamos en nuestro día a día casi podríamos decir que conseguir una lactancia exitosa es un milagro… y de ahí que a las que lo conseguimos se nos diga que hemos tenido suerte. 


Así que si quieres amamantar a tu bebé, reúne estos 3 puntos y verás como el camino se allana bastante.  De nada vale que uno de los puntos se relaje porque todo vaya bien al principio porque es posible que tarde o temprano la cosa se tambalee. Los primeros meses son los más duros pero son los que hacen posible que la cosa funcione después, así que como en otras muchas cosas en esta vida primero hay que trabajar duro para luego disfrutar de la recompensa.

Yo como ya he comentado necesite los tres y sobretodo de la experiencia de amigas para tranquilizarme cuando muchos comentarios llegaban en momentos poco afortunados. Como ha sido o es tu lactancia? Cuéntame tu experiencia siempre enriquece saber lo que les ha pasado a otras mamás. 

Comentarios

Entradas populares