Pintando con Pintura Casera Comestible

Ya hacía tiempo que tenía ganas de probar esto, a N le encanta pintar y ya hace tiempo que estoy cansada de quitar tinta de rotulador de la ropa !! jajajaja, se que en clase trabajan con pintura de dedos por los trabajos que trae, pero a mi la verdad que no me acababa de convencer el tema de que en algún momento decidiera probar, ya que mi intención era dejarle total libertad para que experimentara. 

Por lo tanto empecé a curiosear por google y descubrí que había varias formas de hacer pintura en casa con materiales totalmente comestibles por lo que no supondría ningún problema si decidiera ingerirlos... cosa que por supuesto ocurrió.


Había una opción muy muy sencilla que simplemente consiste en añadir colorante alimentario a leche condensada, pero la verdad... en casa nunca compramos y además fijo que si la prueba se dedica a comer en vez de a pintar o no? yo lo haría fijo.

Así que me decante por otra receta que vi en varios sitios y que todos coincidían que iban muy bien se trata de la siguiente:

Necesitamos 300ml de agua, 30gr de harina maicena y 20gr de azúcar. 
Colorante alimentario y tantos recipientes de plástico como colores vayamos a hacer.
Un cazo, varillas de batir y calor.


Lo primero que hacemos es añadir el agua junto con la harina y el azúcar al cazo, lo ponemos al fuego a temperatura media y removemos constantemente con las varillas.

Yo removiendo hubo un punto donde me "desesperé" porque aquello parecía que no funcionaba, que no hacía nada... y N estaba nerviosita por ver que estaba haciendo mamá !!  pero de pronto en cuestión de un segundo a otro aquello paso de estado liquido a tener consistencia de masa. Yo lo corté en ese mismo momento.


Es el momento de repartirlo, yo elegí hacerlo en 4, ya solo queda añadir los diferentes colores que queramos crear en cada bote.


Removemos bien para que quede todo el color uniforme y ya tenemos lista nuestra pintura de dedos comestible y hecha totalmente en casa.

ATENCIÓN !!! La pintura como supondrás sale muy caliente hay que dejarla enfriar completamente antes de dársela a la niña y mientras enfría es aconsejable removerla de vez en cuando para que no se cuaje. 


Ya solo necesitamos tener un papel cuanto más grande mejor y una niña con ganas de pintar. N tenía muchas muchas muchas !!! tanto que no podía esperar más tiempo a que terminara de enfriar, así que decidí darle un pincel y que fuera pintando con él.


Y comenzó la diversión, primero un color, luego otro, dos juntos...


Pi Pi Pi Pi.... eso "canturreaba" mientras iba dando toquesitos con el pincel en el papel.


Después cuando ya noto que estaba fría del todo decidió empezar a utilizar las manos también.




Y ya de últimas soltó el pincel y a pintar con los dedos !!


La verdad es que estoy súper contenta con el resultado, es la primera actividad con la que N se entretiene más de una hora ella sola, por supuesto conmigo a su lado pero sin necesidad de que interactue con ella y para mi eso es un gran logro. Así que como nos sobró pintura es muy probable que repitamos este finde jijiji

Además los colores son preciosísimos, solo tienen una pega no pintan mucho y cuando secan en el papel se ven muy poquito así que habrá que echar más colorante o resignarnos a no guardar las obras de arte. Por otro lado la manchas tanto de cuerpo, ropa o suelo (paredes...etc) salen simplemente con agua así que sin duda te recomiendo esta actividad sobretodo con los más pequeños, que a veces resultan más difíciles de distraer.

Conocías esta pintura? Yo ya estoy preparando la próxima prueba: plastilina también casera y comestible... ya te contaré.

No hay comentarios :

Publicar un comentario