Una camiseta para la feria

Buenas tardes,

El domingo hice algo que aún no me termino de creer que hiciera… me senté durante un par de horas en el taller a terminar unos 15 colgantes que llevaban empezados desde 2013!  Sí… soy andaluza pero te juro que en esto no exagero.

Cada vez que los veía allí, al igual que las miles de cosas que se quedaron a medias cuando pegué el cerrojazo, me acordaba de la mantelería que empezó mi madre cuando se quedó embarazada de mí y que acabo mi abuela cuando yo cumplí los 18 ^^… espero no tardar tanto yo en acabarlo todo, más que nada porque mi madre estoy segura que no me va a ayudar, quizás veo más fácil que sea Noa la que me ayude a terminarlo todo jajaja.



Por este motivo y para dejar de meter cosas a la lista de “pendientes por hacer” aunque en un principio pensé en hacerle yo misma un traje de flamenca a N, finalmente desistí y pensé en comprarlo, pero el que me gustaba y estaba dentro del presupuesto que estaba dispuesta a gastar para hacerle 4 fotos y llenarlo un poco de albero para luego dejárselo a alguien en años próximos, ya no estaba disponible… L.   


Así que hubo que optar por la opción más cómoda, fácil y barata. Recurrir a las amigas a ver quien tiene algún traje de flamenca para hacerle unas fotos a la enana!!! Y para llenarnos de albero fabricarnos unas camisetas monas y aflamencadas, que acompañadas de unos vaqueros nos harán la mar de cómodas a la vez que monas.


La verdad que buscando tutoriales por internet me costó muchísimo dar con un tutorial bonito de gitana que se saliera de la típica gitana en fieltro cosida en el pecho, pero me tope con uno que me gusto y luego descubrí porque…







Y es que Mammen, ahoratambién mamá, es cordobesa y supongo que será eso de que la tierra tira y que ella tiene un arte que quita el sentío que con un trocito de tela y un poquito de tira bordada nos enseña a crear esta preciosa camiseta. Os dejo con ella:

Para realizar el tuneo de nuestra camiseta de flamenca sólo hace falta, unos retales del estampado o color del mini vestido, tijeras, alfileres, hilo y aguja, plancha y cinta para rematar o encaje. Si además, disponéis de máquina de coser, aunque sea como la mía (mini máquina) os ayudará bastante.


Cortamos unos volantes chiquitines y con la ayuda de alfileres o directamente con la aguja y el hilo los rizamos en su parte interior y en el exterior les hacemos un dobladillo hacia arriba, es decir, para que se nos quede en el revés de la tela. Una vez hecho, cosemos una tira de encaje o cinta de algodón para rematar.


Por otro lado, cortamos una tira de tela del mismo largo que nuestro largo de camiseta y tan ancha como el doble de nuestro tirante. Lo cosemos del revés y con la ayuda de un imperdible le damos la vuelta para rematar una vez planchado.


Cuando rematemos las tres piezas sólo nos quedaría formar una flor con nuestros volantes (yo preparé un par de ellos) envolviéndolos sobre sí mismos.

¿Qué te ha parecido? Yo voy a ver si este fin de encuentro dos camisetas iguales (una para N y otra para mí) y lo llevo a la práctica para ir la mar de monas a pasear por la feria en dos semanas.

Y si lo que tienes es un niño no te enfades que siempre hay una solución que tal ponerle para el “unos tirantes” de la misma tela que tú te pongas la flor?


Feríaaa ¡! feriaaaa ¡!! feriaaaaaaaa ¡!!  Pedazo de caseta la que vamos a montar… 

Comentarios

Entradas populares