Pensar vs Obedecer


En demasiadas ocasiones nos centramos en que los niños hagan las cosas porque sí, y cuando ya encima empiezan a preguntarnos ¿pero porqué? Muchas veces contestamos con un porque lo mando yo, porque yo lo digo... y un largo etcétera de razones sin razón. Y es que si intentamos profundizar un poco más en la cuestión descubrimos que en definitiva a lo único que les estamos enseñando con ello es a obedecer.


Hay momento en los que por supuesto no queda más remedio que actuar tajantemente, como por ejemplo si van a cortar el pelo a un hermano o van a meter los dedos en un enchufe, pero en muchas otras ocasiones sobretodo con niños que ya entienden y razonan deberíamos dedicarles más tiempo a hablar y explicar para hacerlos pensar y razonar a ellos mismos el porque hay que hacer las cosas de la forma que les decimos.

Y lo que es más importante aún, no solo debemos estar dispuestos a hablar sino también a escuchar. Porque en el caso de que no estén de acuerdo con nuestras explicaciones deben tener al menos derecho a poder expresarse y darnos su punto de vista. Es posible incluso que alguna vez nos sorprendan con su razonamiento.

A lo largo de su vida se encontraran en muchos momentos en situaciones donde querrán imponerle cosas, la mayoría de las que se me vienen a la cabeza son muy muy feas y no quiero ponerte mal cuerpo, y por lo tanto creo que tenemos la obligación de haberle dado las herramientas para ser lo suficientemente maduros de ser capaces de pensar, razonar y después decidir lo que realmente quieren.

Te gusta reflexionar y replantearte tus pensamientos sobre estos temas? 

1 comentario :