De trozo de madera a obsesión

No sé si es más el sentimiento de quererla o el de necesitarla, pero cuanto más la veo más me gusta y más la echo en falta y eso que para nada soy de comprar cosas por moda o capricho, por eso siempre me doy mínimo un mes de estudio antes de dar el paso ante una “gran compra”

N, es una chica especial, lo de estar sola no va con ella y siempre le gusta “ayudar” en lo que estés haciendo, así que a pesar de que ya he cogido una gran destreza a hacer las cosas a una sola mano, sobre todo a la hora de la cocina la cosa se complica, porque mi cocina encima es muy pequeñita y no tengo suficiente encimera libre de peligros donde poder sentarla mientras yo pico cebolla por ejemplo, así que sin duda una torre de aprendizaje será mi salvación.


Así que desde que descubrí esta de Woomo, creo que he soñado hasta con ella, es este momento se me sale del presupuesto… por lo que también estoy buscando la forma de hacer una low cost  aunque ni por asomo sea tan bonita como esta, así que de momento no desisto: La quiero !!

Ahora después de verla es posible que hayas pensado: pero si es lo más soso y simple del mundo… pues sí para que engañarnos pero es que la madera natural no necesita más, es bella por si sola con todos sus nudos e imperfecciones que son lo que la hacen maravillosa. 

Y si ya me gustaba por si sola en las fotos del fabricante, cuando me tope con este magnífico post de montessory en casa casi me caigo patrás’ al verla asentada en una casa y es que ahí me parece aún más bonita si pudiera ser posible…
¿Tienes torre de aprendizaje en casa? ¿Conocías este modelo?

Comentarios

Entradas populares